By Graphos Comunicación Creativa

La gran noticia que ha generado revuelo en nuestro país es el fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación sobre la legalización del consumo lúdico de la marihuana para los cuatro mexicanos amparados para tales fines. Se considera un precedente importante para la posterior legalización de dicha droga en México. Esta situación ha generado muchas reacciones, desde las que condenan esta aprobación, hasta las que no encuentran razones lógicas para retardar su legalización.

Una de las grandes preocupaciones tiene que ver con las consecuencias que podrían desatarse del uso y el abuso de la marihuana en las calles. Por ejemplo, temen por el incremento de la inseguridad, pues al permitir que se consuma de forma lúdica e indiscriminada podría provocar que gente sin oficio ni beneficio se reúna en las calles, a la puerta de las casas o cerca de centros de estudios, poniendo a la sociedad en una situación vulnerable.

Por otra parte, quitarle lo prohibitivo podría atraer a más jóvenes a su consumo, abriendo puertas para otro tipo de drogas, generando una farmacodependencia en gran cantidad de personas, reduciendo su calidad de vida y posibilidades de lograr su desarrollo integral. Si bien éstas y otras consecuencias son reales y merecen ser consideradas por los legisladores, la realidad es que hoy en día, hay muchos adeptos a la marihuana y a otras drogas más agresivas, sin que medie su legalización, pues la raíz del problema no radica si se pueden consumir libremente o no, sino en una toma de consciencia por parte de los consumidores, así como de los sectores de la población que se encuentran en riesgo, es decir, la niñez y la juventud. Prohibir algo no suele ser la mejor solución, pues es justamente durante la adolescencia cuando se transgreden límites como parte natural de la búsqueda de identidad, así que lejos de ser una razón para evitar el consumo de drogas, hacerlo es un desafío que prueba su capacidad de independencia y valor. La toma de consciencia es la única solución real que puede alejar a los jóvenes, y por lo tanto, al futuro del país, del poder de las drogas y sus efectos nocivos.

Uso medicinal de la marihuana

Uso medicinal de la marihuana

Esta toma de consciencia está directamente relacionada con la cantidad y la calidad de información con la que cuenten, así como la fuente de la que la obtienen. Esto significa que los padres, los maestros y adultos en general son los responsables de tomar y compartir la información correcta, a través de los canales adecuados, para que en la libertad de elección de cada joven exista suficiente información como para conocer cabalmente los efectos nocivos que generan las drogas. Es importante recordar que no sólo basarán sus decisiones en la información que reciban, sino en el ejemplo que reciban. De modo que la congruencia entre los dichos y los hechos es algo trascendental para tener autoridad moral capaz de resistir a los cuestionamientos de la juventud. No son los legisladores los encargados de mantener sana y sobria a nuestra población juvenil: somos nosotros los que tenemos esa labor.