Es irónico que no existan suficientes palabras para expresar la gratitud por la vida y la aportación de un escritor, filósofo y comunicólogo tan importante en la historia contemporánea de la Comunicación, que aportó tanto a la Semiótica dando con ello un punto de partida para quienes amamos y vivimos la Comunicación.

Nos quedan sus obras, el legado de su trabajo profesional y su deliciosa narrativa como ejemplo claro del buen uso de la palabra. No basta con vestir de negro y guardar silencio de forma solemne. Para honrar su memoria hace falta que nos atrevamos a contar historias no sólo de forma escrita, sino con todo tipo de lenguaje, innovar en la forma de expresar las ideas y saber manejar los lenguajes y sus códigos. Hoy nos toca continuar con el Eco de Umberto Eco.

Valgan estas líneas como un sincero reconocimiento a su trabajo y a su vida, porque Graphos Comunicación Creativa reconoce lo importante de su legado en su propio quehacer profesional.