MUJERES Y CRÍMENES DE GÉNERO, LA INTERPRETACIÓN SOCIAL DE UN DELITO

MUJERES Y CRÍMENES DE GÉNERO, LA INTERPRETACIÓN SOCIAL DE UN DELITO

En México, ser mujer sigue siendo un desafío; el deseo de un desarrollo integral es puesto a prueba todos los días, pues la dinámica social exige, todos los días, de cada mujer, pruebas fehacientes de sus ganas de crecer, dando por sentado que el cumplimiento de los roles sociales debe ser ejercido con gusto y esmero. Ser diferente, buscar algo fuera de ese marco tradicional, aún es un reto. Las desventajas que experimenta la población femenina en nuestro país encuentran su raíz en la reproducción de un modelo social en que la propia mujer descalifica y estorba el desarrollo de sus congéneres, dando ciertos privilegios a los varones, confinando mujeres a una serie de limitaciones que impiden su desarrollo pleno. En términos jurídicos, los crímenes de género son constantes y numerosos. Denunciarlos significa enfrentar un cúmulo de cuestionamientos que conforman una acusación implícita por provocar los ataques recibidos. El libre tránsito, la libertad de pensamiento o de expresión y el ejercicio de su sexualidad se ven limitados y cuestionados por un sistema que las acusa por el simple hecho de ser mujeres. De modo que demostrar los delitos que agreden su integridad exigen pruebas que consigan demostrar que no los provocaron por su atuendo, por sus tendencias ideológicas o sus preferencias sexuales. Hoy en día los encabezados de los periódicos difunden la postura de las autoridades frente a delitos contra las mujeres, contra las niñas, en la que la interpretación subjetiva abre espacios para la comisión de delitos de género, dejando a las mujeres atadas de manos, con la impotencia de ver sus derechos atropellados y sin el beneficio...
LA ESCLAVITUD DE LOS APEGOS

LA ESCLAVITUD DE LOS APEGOS

¿Cuántas relaciones, no sólo de pareja, se tornan destructivas debido a que el vínculo de unión radica en el miedo, en la necesidad, en la paralizante sensación de pérdida? Muchas. Podemos pensar en las filiales, entre padres e hijos. Los primeros temen que los hijos, al volar hacia sus propios cielos, dejen en el olvido el hogar de origen, como quien se va sin pagar la cuenta en un restaurante. Entonces crean ataduras emocionales que generan culpa entre los jóvenes, con la sola idea de pensar en realizar sus planes. En otros casos, son los hijos quienes temen enfrentarse a su oportunidad de ser responsables de vida, de su felicidad, por lo que se anclan al hogar paterno de tal manera que dejan los veinte, rebasan los treinta y aún en los cuarenta se sientes pequeños hijos de familia que deben ser protegidos por sus padres… hasta que la muerte los separe. Otra forma de apego es el laboral. Alguien que encuentra una fuente de ingresos, la cual puede ser la primera a la que acceden o bien, la que considera la “gran oportunidad” hasta que llega su experiencia ha dado todo lo que debía dar. Teme los recortes de personal y es capaz de soportar las peores condiciones de trabajo, pues no concibe que fuera de ese centro laboral haya otras posibilidades. Viven quejándose del jefe, de los compañeros, del ambiente, de la carga laboral, de la paga, pero no se atreven a soltar eso que detestan, más es “pan duro, pero seguro”, perdiendo así las grandes oportunidades de crecimiento que otras opciones podrían brindar. Incluso la alternativa...
¿PLATICAS CONTIGO?

¿PLATICAS CONTIGO?

¿Cuántas veces te has propuesto dejar ciertos vicios, emprender nuevos proyectos o adoptar nuevos hábitos, con la sincera y genuina intención de mejorar tu calidad de vida? ¿Y cuántas veces te has descubierto a ti mism@ comprándote excusas que justifican las caídas o recaídas? Probablemente la cruda moral de deprime y abortas la misión, pensando que es imposible abandonar tu estado actual. Es normal, pues los hábitos o los vicios son la forma en que asumimos la vida, como asimilamos nuestras existencias, son parte de nuestros esquemas internos. Romperlos implica un ejercicio consciente que requiere enfrentar a nuestros temores, nuestras carencias y nuestras inhibiciones. Nuestra decisión de mejorar se enfrenta con un cúmulo de miedos que pueden tirar por tierra nuestros esfuerzos. Es decir, se trata de una batalla que se libra en la mente. Las culpas y los remordimientos conforman un pesado equipaje en el camino de la transformación que recorremos para dejar el estado primigenio, con el que nos sentimos inconformes, para llegar al que deseamos alcanzar. Estas culpas y estos remordimientos tienen una raíz que dio sentido a los vicios que practicamos, pues fungieron como una válvula de escape. Bloqueamos lo que nos incomoda y nos duele, pero inconscientemente nos castigamos, saboteando nuestros planes, pues consideramos que no merecemos cosas buenas y justificamos nuestra “mala suerte”, damos por  hecho que es imposible cambiar, porque nos juzgamos duramente y nos sentenciamos a sufrir las carencias que experimentamos. Despojarnos de esa pesada carga, perdonar nuestras fallas, nuestras caídas y asimilar nuestras debilidades, viene como consecuencia de establecer una relación con nosotros mismos, de un ejercicio de autoconocimiento, en...
¿QUÉ ES MÁS FÁCIL: BUSCAR EXCUSAS O RECURSOS PARA LOGRAR TUS PLANES?

¿QUÉ ES MÁS FÁCIL: BUSCAR EXCUSAS O RECURSOS PARA LOGRAR TUS PLANES?

Ambas opciones requieren el mismo esfuerzo, sin embargo, siempre será mucho más gratificante encontrar los recursos para concretar los planes, lograr que tus anhelos se conviertan en tus memorias, en las experiencias que te han definido como ser humano. Es natural sentirte abrumado al iniciar un nuevo proyecto, porque implica salir de tu zona de confort, dejar lo conocido para descubrir las habilidades y destrezas que aún no sabes que tienes, pero que aflorarán cuando necesites resolver situaciones que ahora ni siquiera puedes imaginar. Con frecuencia los temores que te asaltan nacen de tu especulación, son mitos que creas para sabotearte, pero depende de la convicción con la que abraces tus decisiones, para que tus planes se conviertan en acciones. Es justo decir que a lo largo de nuestra vida vamos adquiriendo –o heredando- un cúmulo de temores que terminan por cansarnos, así que puede suceder  una de dos cosas: que desistamos de alcanzar nuestras metas o le quitemos al temor el poder de frenarnos. Si elegimos lo primero, seremos residentes eternos de la mediocridad; si elegimos los segundo encontraremos el cómo, pues ya tenemos un por qué. Posiblemente necesites ayuda profesional para determinar cuál es tu proyecto de vida y diseñar un plan que te permita realizarlo, sobre todo, sacar de tu mente y de tu forma de vivir los conceptos erróneos que dan sustento a tus temores, a tus prejuicios. Nadie hará tu papel ni realizará aquellas cosas que sólo tú debes llevar a cabo para concretar tus planes, pero sí puedes encontrar apoyo profesional para detectar dichos conceptos y mutarlos por los que contribuyan a tu...
BAJAR DE PESO: UN CAMBIO INTEGRAL

BAJAR DE PESO: UN CAMBIO INTEGRAL

Los hábitos son las costumbres que practicamos en nuestro diario vivir. Obedecen a un asunto más profundo que la sola rutina: son la proyección de los pensamientos que usamos como fundamento de nuestra existencia, aquéllos que dan forma a la imagen que guardamos de nosotros mismos. El entorno juega un papel importante en la creación de estos pensamientos, ya que sanos o no, son la referencia próxima de lo que consideramos normal. Sin embargo hay etapas en nuestra vida en las que nuestras creencias son cuestionadas y con frecuencia comprendemos que a pesar de ser normales para nosotros, no necesariamente son sanos o convenientes. Nuestro indicador es la calidad de vida que tenemos. Las decisiones que tomamos al respecto marcan la pauta de las acciones a realizar, pero es en este punto donde hay una fuerte disertación interna, porque cambiar de hábitos implica salir de la zona de confort, lo que es doloroso y genera temor. Si no actuamos bajo la convicción total de la conveniencia del cambio, autosabotearemos cualquier plan, cualquier acción, conformándonos con las excusas que nos demos. El sobrepeso es un problema de salud que está vinculado con la ansiedad, con una falta de aceptación y la tendencia a guardarse problemas, sin resolverlos. La comida se convierte en un placebo que mitiga el malestar interior, llenando vacíos que surgen a partir del miedo. Entonces se convierte en una adicción. Generalmente se recurren a dietas, regímenes alimenticios que resultan insufribles porque no resuelven la raíz del problema, así que no importa cuántas dietas se lleven a cabo: los kilos perdidos se recuperarán. ¿Requieres generar ventas para tu...
EL PLACER DE DAR

EL PLACER DE DAR

Nuestro cuerpo es una maravilla. Tenemos tantos órganos funcionando como un gran engranaje, permitiendo que hagamos todo cuanto necesitamos y queremos. No nos damos cuenta de su funcionamiento hasta que por alguna razón nos vemos limitados por algún dolor, un malestar o diversos síntomas que indican que necesitamos la ayuda de un médico para poder superar la situación. Si el asunto se pone grave, hay que internarse en un hospital, donde a pesar de lo cómodo que pueda ser, no es un lugar donde nos agrada estar. Cuando somos niños y necesitamos permanecer por algún tiempo internados las horas se hacen largas; aun cuando tenemos el poder de la fantasía en nuestra imaginación, la realidad que enfrentamos nos abruma y deseamos que alguien más aparezca en escena, además del doctor y las enfermeras, para ayudarnos a curar el ánimo, a sentir la esperanza de que la salud está cerca, pero sobre todo, que los sueños que habitan en nuestra mente –y que en los momentos de espera se vuelven más anhelados- se pueden realizar. Entonces es cuando dimensionamos la importancia de soñar y tener aliados para concretar tales sueños. Si ya somos adultos y tenemos la memoria viva, podremos recordar lo gratificante que era fantasear con aquellas cosas que nos hacían sentir mejor, tener esperanza y sonreír sin mayor pretensión. También con la mayoría de edad comprendemos que el valor de los sueños no tiene mucha relación con su costo económico, sino con las ganas que se tengan de realizarlos. Contar con aliados no tiene precio. Alegrando Caritas México entiende el valor que tiene para un niño o una...