Estamos concluyendo la segunda década del siglo XXI, una época en la que el uso de las tecnologías digitales determina, entre otras cosas, las costumbres de consumo en los diferentes sectores productivos de la actualidad. El comercio electrónico gana más terreno cada día, independientemente del giro que se trate. Se diversifican los métodos de pago y se desarrollan sistemas informáticos que respaldan la seguridad en las transacciones de compra—venta en la web. Ése es el caso de BLOCKCHAIN.

https://www.compromisoempresarial.com/transparencia/2018/10/blockchain-un-mundo-de-utilidades-para-la-sostenibilidad/

La tecnología Blockchain, también conocida como cadena de bloques, consiste en una serie logaritmos que asemejan un gran libro diario de contabilidad en el que se registran las transacciones realizadas en la web, resguardando su información con códigos muy sofisticados que son encriptados inmediatamente, impidiendo su clonación. La información que se guarda está registrada en una importante cantidad de equipos de cómputo, lo que impide que se borre su rastro, aun cuando algunos de ellos pudieran presentar algún tipo de averías. El grado de seguridad que ofrece es muy elevado: es prácticamente imposible que cambiar los registros.

Esta tecnología de bloques se popularizó con el uso del bitcoin, es decir, una moneda electrónica que tiene valor dentro del mundo virtual y permite hacer diversas transacciones comerciales, incluso bursátiles. Sin embargo, actualmente, la aplicación de Blockchain se ha diversificado, pues el factor seguridad es altamente valorado para navegar en la web, así como para establecer relaciones comerciales serias dentro la Internet.

Las actividades productivas que ven beneficiadas en la nube son:

El comercio electrónico, pues reducen los fraudes, optimiza los pagos virtuales, los giros, los préstamos entre particulares, conocidos como P2P, así como las microfinanzas.

Sistemas de identidad, aplicados en programas de fidelización, supply chain, ownerchip y pruebas de identidad.

Contratos inteligentes, especialmente en fideicomisos, apuestas y derechos legales.

El sector financiero y bancario, un sector casi obligado para adoptarlo, realiza pruebas para medir su grado de confiabilidad. BNP Paribas ya ha realizado algunas pruebas en transacciones de pago en tiempo real con resultados exitosos. Otras entidades bancarias que contemplan su uso, para estar a la vanguardia y no perder terreno de competencia, son BBVA y Santander.

Por otra parte, la tecnología Blockchain, lo mismo que otras aplicaciones disponibles en la red, no es exclusiva de los grandes corporativos. Los negocios locales, las microempresas y las PyMes también encuentran en esta tecnología una excelente opción para elevar el grado de seguridad en sus transacciones, además de abatir costos, pues prescinde de intermediarios; reduce riesgos, ya que impide la manipulación de la información y optimiza los tiempos: ciertos procesos que en otros medios requieren días, a través de la cadena de bloques sólo llevan minutos.

Estar a la vanguardia en el tema de la seguridad no es un lujo, es una exigencia que establecen las nuevas tendencias productivas. Proteger a las empresas y a sus clientes es son medidas vitales para gozar de la vigencia competitiva y la lealtad de los usuarios actuales y potenciales.

Conoce más de Blockchain y descubre cómo puedes aplicarla a tu negocio. Contacta a #GraphosComunicaciónCreativa #Gcc y recibirás una asesoría de gran utilidad.