¿Es válido usar los fondos de retiro para construir el aeropuerto?

¿Es válido usar los fondos de retiro para construir el aeropuerto?

Tengo que decirlo. ¿Te parece imperdonable que hayan usado los fondos del retiro de los trabajadores para la construcción del aeropuerto? Entonces eres muy ignorante sobre la forma en que operan las AFORE y lamento informarte que la inversión es absolutamente legal y conveniente.#TextosGcc ¿Te preguntas a qué hora te pidieron autorización para usar tus recursos en tales obras? Cuando elegiste una AFORE a ciegas y ni siquiera te preocupaste por saber cuál era su rendimiento neto, cuál era su calificación ante la CONSAR y por qué te convenía para tu futuro. Es más, cuando te dejaste llevar por la desidia y no elegiste AFORE le diste a la CONSAR la libertad de asignarte la que ella considerara mejor, dándote la oportunidad de recibir al menos algo de rendimiento por ese monto que tú desconoces y no entiendes cómo se integra o para qué te sirve. Las AFORE administran los recursos de los trabajadores, invirtiéndolos a través de las SIEFORES, instancias encargadas de hacer dichas inversiones tomando como criterio la edad de los trabajadores. Entre más jóvenes son, sus recursos son usados en proyectos de mayor riesgo, porque dan mayor rendimiento. Si el trabajador ya está cerca de su retiro, sus fondos se invierten en proyectos más seguros, aunque todos tienen la libertad de elegir el grado de riesgo en el que quieren que sus fondos se inviertan. Que se usen estos fondos para la construcción de obras tan rentables como el aeropuerto es generar importantes rendimientos para los trabajadores y lo más interesante, es que siempre se han usado para las obras públicas, entre otras cosas. Antes de...
8 de Marzo. La fiesta que quiero celebrar.

8 de Marzo. La fiesta que quiero celebrar.

Despierto. Es un día nuevo. Me miro frente al espejo, me observo. Ahí estoy. Tan cotidiana; la de siempre. La que escucha la voz de su interior y decide dejar la calidez de su cama, la seguridad de su casa, la familiaridad de su localidad para extender las alas a terrenos desconocidos, donde podré convertirme en la versión que anhelo, ésa que visualizo cada mañana en el espejo. Cada día emprendo mi propia batalla contra concepciones añejas en las que me encuentro limitada a ser tan solo una chica bonita, con la misión de callar sumisamente y lucir linda, como debería hacerlo una buena mujer. Me rebelo con todo mi potencial, porque soy más que curvas voluptuosas; no acepto ser tomada como un objeto de placer o un trofeo. Me niego a pagar con mis atributos físico por las oportunidades que me pertenecen legítimamente porque he luchado por ellas, con mi creatividad, mi tenacidad, mi talento y mi compromiso. No admito que las formas de mi cuerpo determinen hasta dónde puedo llegar, ni concibo que el hecho de transgredir mis propios límites y mis valores sean la única forma en que pueda convertirme en esa mujer exitosa que quiero ser. No soy víctima. No soy el sexo débil. Tampoco acepto el paradigma absurdo de la supremacía masculina que obliga a los varones a ser insensibles, incapaces de mostrar emociones o de errar. No busco culpables de las prácticas retrógradas que aún imperan en mi entorno, en mi momento, pero sí busco cómo cambiarlas, modificarlas y crear nuevos escenarios de acción, en los cuales seamos libres de ser mujeres y hombres,...