SEPTIEMBRE ¿MES PARA CELEBRAR?

SEPTIEMBRE ¿MES PARA CELEBRAR?

En este mes “patrio”, los mexicanos celebramos una de las fiestas más significativas en nuestra historia como nación, pues conmemoramos el inicio del movimiento de independencia de la corona española, dando pie a una nueva etapa para nuestro país. Toda esta historia se siente casi tan mítica como la existencia de Santa Clauss, ya que lo que vivimos en la actualidad no habla de independencia ni soberanía, sino de una sumisión por parte de un gobierno que no representa a su pueblo, sino a sus intereses personales y partidistas. Tal parece que las cabezas gobernantes actuales olvidaron esa parte de la historia que tanto enarbolan en sus discursos conmemorativos. ¿Qué celebraremos esta vez? ¿La humillación a la que el presidente Peña Nieto sometió a nuestro país al aceptar a Trump, un declarado enemigo de nuestro país, de nuestra gente, legitimando su candidatura en Estados Unidos? Este “error” resulta hasta sospechoso, pues no es posible dar un paso tan fallido sin que haya un cálculo de daños, ya que no solo fortalece al candidato estadunidense que amenaza con dañar la relación binacional, sino que interviene un proceso interno de otro país, extralimitándose en su política exterior vulnerando la propia soberanía mexicana, pues da pie a que el país vecino se sienta con mayor derecho a intervenir de manera más abierta en los procesos internos mexicanos. ¿Celebraremos que esta acción absurda surge de una preocupación por los mexicanos que, por la escasez de oportunidades laborales en nuestro territorio, deben arriesgarse en un viaje con riesgos mortales para encontrar una mejor calidad de vida? ¿Celebraremos que las mafias imperantes en los rubros...

PROBLEMAS: MATERIA PRIMA PARA CRECER

Cada mañana iniciamos la jornada con el deseo sincero de tener un buen día, pues de día en día se van construyendo las historias de vida. Cada amanecer nos ofrece una pieza nueva para nuestro gran rompecabezas y como en un juego de destreza, debemos saber cómo encontrarla y cómo encaja en nuestro panorama en construcción. Hay piezas que aparecen de forma sencilla, como pequeñas cortesías para que nos sintamos alentados a seguir jugando; otras, las que son claves, suelen venir envueltas en situaciones complicadas que comprometen a nuestro aprendizaje previo y pueden poner a prueba nuestros cimientos. Resulta interesante comprender que ver el rompecabezas concluido es un privilegio que se obtiene al tener una actitud tenaz ante las adversidades, entendiendo que éstas son oportunidades de crecimiento, para conocernos a nosotros mismos fuera de nuestras zonas de confort. Si echamos un ojo a las biografías de las personas que más han aportado a la humanidad, aquéllas que se atrevieron a romper esquemas y tirar mitos, a pesar de las consecuencias que ello les trajera, son personas que se enfrentaron a adversidades, cruzaron por circunstancias dolorosas que les terminaron por curtir la piel y el alma, para despojarse de las cosas que les estorbaron y brindarnos una nueva verdad, grandes piezas para el rompecabezas que construimos juntos como sociedad, como humanidad. Estamos en esta vida, en este plano para conocernos más como especie, como género y como personas, pero no podremos hacerlos si no nos atrevernos a romper ataduras, si no estamos dispuestos a encontrar las respuestas trascendentales que dirijan nuestros pasos a nuevas sendas, más elevadas, más profundas, más...